el poder del rosa
Blog, Nuribel Collection,

El poder del rosa que deslumbra en los vestidos de fiesta

4 abril, 2019

¡Muy buenas! Ya ha llegado abril y cada vez está más cerca el buen tiempo… ¡y las fiestas! Por ello, hoy os traemos vestidos de mujer para ceremonia, cocktails y esos eventos en los que la elegancia es indispensable. La particularidad de todos ellos es que son rosas, el color del amor y ¿por qué no? ¡Del triunfo! Allá vamos con nuestra selección de la semana…

vestido fiesta

Las mangas son el punto fuerte de un outfit especialmente pensado para que te sientas protagonista del evento al que vayas con unas plumas y volantes que te darán un toque flamenco muy propio de la Feria de Abril. Un vestido a media pierna muy propio de la buena costura que en Nuribel hemos creado pensando en estilizaros a vosotras.

vestidos cortos boda para invitada

¡Más glamour! Este look de minivestido marcando cintura es perfecto para unir personalidad y elegancia en una sola opción para la mujer. Gasa en las mangas, lazo rosa y un tejido con una textura diferente a lo que estamos acostumbradas… Esto es estilo y delicadeza para llamar la atención de todos.

vestidos para bodas corto

Lo simétrico a veces puede ser aburrido. Por eso nosotras en la moda apostamos por las desigualdades, como en este patrón, completamente “pink” con un escote de pico y un hombro cubierto por una segunda manga. El mejor consejo para estar ideal es que hay que arriesgar y siempre marcar la diferencia con personalidad propia.

vestidos madrina cortos

Un detalle de flores de colores primaverales son el motivo central de esta opción, con una falda por debajo de las rodillas y un hombro completamente al descubierto. Cualquier evento diurno puede ser motivo para hacerse con esta pieza que resalta tu figura y enseña tu clavícula. Sexy e imponente, como a cualquiera le gustaría lucir…

Cuatro vestidos, un mismo color, el rosa, ¡y muchas ganas de pasarlo bien! Elige tu favorito y cuéntanoslo… Si subes una foto con él te publicaremos en nuestro Instagram ¿a qué esperas?